Encontrando la mejor relación calidad-precio cuando estás en busca de casa

La búsqueda de casa es una tarea compleja. Parece simple, ¿verdad? Miras una casa, te gusta, quieres comprarla. Si tienes suficiente dinero, lo compras. Si tan sólo así fuese de fácil todo el proceso. La búsqueda de una casa, al menos para la mayoría de las personas que no tienen millones de sobra, es un proceso de mucho cuidado. No es simplemente la adquisición de un nuevo producto o artículo, como cuando visitas una tienda de comestibles. Es la transición de una vida a otra.

Incluso si tan sólo te mudas a la casa de enfrente, notarás que algunas cosas cambian. Cómo se ubica tu casa, cómo se siente vivir ahí, cómo saludas a tus vecinos, cómo cae el sol en tu jardín, qué tan seguro puedes hacer tu hogar. Todas estas consideraciones son menos del 0.01% de importancia en la cantidad de cosas a las que necesitas acostumbrarte o en cómo se siente la transición a una nueva vida.

Esto significa que deseas iniciar la búsqueda de casa de la mejor manera posible. Esto, quizás, implica obtener lo máximo por tu dinero. ¡Suena grandioso! Por esa razón, hoy te traigo 3 puntos básicos para ayudarte a encontrar la mejor relación calidad-precio.

Veamos lo que deberías considerar:

El elemento social

Puede ser que algunos asuntos de valor de la vivienda se extiendan más allá de la simple idea de su valor, de cómo podría depreciarse, y que debas invertir en remodelar o renovar. Algunas cosas pueden estar fuera de tu control, pero aun así son bastante relevantes para lo que podrías considerar "valor". El elemento social que rodea a una propiedad es ciertamente parte de esto, y realmente cuenta. Puede ser que, si te cuesta hablar con los vecinos, hay una alta tasa de criminalidad en el área, o posiblemente un entorno no particularmente apropiado para los niños (como vivir en una calle conocida por los bares de estudiantes) Podría ser que incluso la más agradable casa podría perder mucho de su valor para ti.

Una buena manera de averiguar si esto es lo correcto para ti, incluye hablar con los vecinos de la casa si es posible. Diles que estás considerando seriamente hacer una oferta (incluso si eso no es cierto) y que quieres saber más sobre los vecinos, si se comunican, si hay alguna rivalidad. Algunos podrían considerar esto curioso, pero a muchos les complacerá hablar sobre las cosas que solo pueden expresar a su familia, especialmente en el interés de hacer nuevos amigos locales. También puedes intentar hablar con personas que conocen bien el área, como el panadero local, podría darte un contexto más imparcial. ¿Quién sabe? Este podría ser decisivo para seguir adelante con la compra, o correr de ella.

Más lejos

A menudo podemos limitarnos demasiado en nuestra búsqueda de casas. Por supuesto, a veces esto es absolutamente importante. Todos tenemos ciertos criterios por encima de todo. Tal vez tengas un nuevo trabajo en una gran ciudad y deseas vivir a no más de 15 millas de distancia de la ciudad. Pero a veces puede ser que tus criterios sean un poco más abiertos. Quizás estés dispuesto a vivir en el extranjero, pero aún no estás seguro. Deseas ir a un lugar nuevo que se sienta en continuo desarrollo, tenga una cultura maravillosa y tal vez un conjunto de virtudes geográficas que puedas apreciar cada día.

A veces, eso podría estar en tu país, otras veces podría estar en otro estado o al otro lado de la frontera y el océano. Por ejemplo, considera alguna propiedad en Malasia, una casa de verano en España o el Caribe.

Por supuesto, viajar al extranjero es un cambio de estilo de vida. No es una decisión que tomes por capricho. Pero si deseas participar en este proceso, los beneficios que podría brindarte son casi insuperables. Simplemente depende de cuánto estés dispuesto a acostumbrarte.

Inspección profunda

Contratar a un inspector de casa después de que decidas hacer la oferta, y para que sea aceptada es una situación normal. Pero también necesitas pasar un poco de tiempo inspeccionando al inspector que contratarás. Si eso no es demasiado confuso, por supuesto. Puede ser que una mirada superficial sobre la propiedad no revele nada malo. Pero en realidad, estar dispuesto a buscar en los lugares correctos, a coordinar una inspección profunda sin ser invasivo en la casa, podría potencialmente brindarte una gran cantidad de posibles reparaciones que debes hacer.

Esto puede ser difícil de lograrse. Idealmente, la casa debería incluso ser inspeccionada más de una vez. Con tu capacidad para encontrar a alguien que valga la pena, para confirmar los límites de la propiedad, para garantizar que los cimientos de la vivienda sean sólidos, y que no haya un posible hundimiento o algo peor. Te sentirá más seguro al optar por mudarse. Después de todo, una casa puede valer mucho en papel, ¿pero si necesitas reinvertir la mitad del precio de venta para que el lugar sea seguro y funcional? Eso no es lo ideal.

Con estos consejos, espero que encuentres la mejor relación calidad-precio durante la búsqueda de tu casa.

Un abrazo,

Fiorella

Únete a La casa de Freja ​

Recibe los posts del blog directo a tu email. ​ ​

Share the love:
error

No Comments

Leave a Comment