Diseño & Tradición

Cerámica de Chulucanas, técnicas ancestrales y estilo único

Cerámica de Chulucanas, técnicas ancestrales y estilo único

La cerámica de Chulucanas se elabora en el distrito del mismo nombre, ubicado en la provincia de Morropón, departamento de Piura, en la costa norte del Perú.

Estas cerámicas se identifican por los elementos que usan y de las que se inspira como la arcilla, la hoja de mango, la arena y el clima cálido del norte del país. Así también como el uso de técnicas tradicionales y herramientas de la zona, que han sido rescatadas de las culturas precolombinas Vicús y Tallán.

Chulucanas pottery - La casa de Freja 01

Chulucanas pottery - La casa de Freja 02

 LOS ALFAREROS DE SIMBILÁ

La cerámica de Chulucanas tiene como herencia ancestral a los alfareros de Simbilá, quienes llegaron a Chulucanas a asentarse y que utilizaban técnicas ancestrales de la Cultura Tallán y de la Cultura Vicus.

La cultura Tallán es una cultura prehispánica que se desarrolló en esta parte de la Región Piura, unos 900 a 1400 años D.C., y de la cual su cerámica destaca por el uso de la paleta y piedra para modelar sus vasijas.  

La cultura Vicús se desarrolló alrededor del cerro del mismo nombre, entre los años 500 y 200 a.C. hasta los años 700 y 900 d.C. Su cerámica se caracteriza por su aspecto rústico y sólido, y por su estilo escultórico realista. La cerámica Vicús se divide en tres tipos: Vicus negativo, blanco sobre rojo y engobado monocromo. Destaca el Vicús negativo por su iconografía basada en círculos, espirales y triángulos que aparecen en recipientes con figuras de animales. En los ceramios Vicús negativo se pueden reconocer guerreros, músicos y escenas eróticas.

LOS INICIOS DE LA CERÁMICA DE CHULUCANAS

En 1963 se descubrieron piezas de la cerámica Vicús en Chulucanas y fue ahí que comenzó el interés por descubrir más sobre el proceso técnico de este hermoso y único estilo. Fueron José Luis Yamunaqué Bermejo, Teresa Yamunaqué Bermejo, Arnulfo Aguilar Córdova y Max Inga Adanaqué quienes iniciaron las investigaciones y pruebas para lograr los acabados de las piezas Vicús y Tallán encontradas en esa época. Ellas se caracterizaban por su cerámica escultórica negra, lograda por un horno de reducción que consiste en mantener el oxígeno al interior y al no ser liberado penetra las paredes de la pasta cerámica hasta ennegrecerlas.

Tallan culture- Source: Facebook – Cultura Tallan

La cerámica de Chulucanas surgió en 1974, cuando la religiosa Gloria Joyce conoció a Gerásimo Sosa, a quien ella inspiró a rescatar la técnica ancestral de los Vicus, la cual es la característica principal  de la cerámica de Chulucanas. La religiosa Joyce tenía bastante interés en saber cómo se desarrolló la decoración en la cerámica de los Vicus, por lo que un día le trajo un pedazo de un huaco Vicus a Gerasimo Sosa. 

El ceramista utilizó un poco de basura de la casa para ahumar la cerámica decorada y posteriormente investigó los materiales que usaron los Vicus para ahumar, así junto a su cuñado Segundo probaron con papel, cáscara de arroz, hojas de plátano, etc. El que mejor dio resultado fue la hoja de mango, que es leñosa y tiene una resina que al ahumar da un brillo especial a la cerámica. Además que existía en abundancia en la región. Pero al no ser una planta originaria, quizás los Vicus usaron la hoja de zapote, que es muy similar pero más pequeña.

En 1979 los ceramistas Gerásimo Sosa, Flavio Sosa Maza y Segundo Isaac Moncada empezaron a exponer en ferias junto con Max Inga, a quien la religiosa Joyce ayudaba con terapias por su distrofia muscular y quien tenía una gran habilidad para el dibujo y la escultura. Posteriormente se unieron más ceramistas. 

MATERIALES Y TÉCNICAS

La arcilla es el insumo básico y proviene de las canteras ubicadas en el distrito de Chulucanas, una de las más importantes es La Encantada. 

El algarrobo es el material combustible que se usa, ya que es el árbol que más abunda en la zona y se utilizan las ramas sin necesidad de talar árboles.

Asimismo, en el proceso de producción (ahumado) se utiliza la hoja de mango, que contiene gran cantidad de resina y se encuentra en cantidad abundante en Chulucanas.

En la técnica del paleteado, que veremos más adelante y que también se le denomina la técnica de la paleta y piedra, se utiliza un canto rodado y la paleta de madera de algarrobo (Prosopis juliflora) para golpear la masa.

La cerámica de Chulucanas está caracterizada por diferentes técnicas derivadas de la época prehispánica: “la técnica del paleteadoʺ, ʺpulir por la piedraʺ, ʺcerámica negra por ahumadoʺ y ʺdecoración por la técnica de positivo-negativoʺ.

PROCESO DE PRODUCCIÓN DE LA TÉCNICA DEL PALETEADO 

También conocida como la técnica ancestral de la paleta y piedra, es heredada de la culturas prehispánica Tallán y consiste en un singular método de modelar vasijas tan solo utilizando una paleta de madera y una piedra redondeada. 

Tiene 3 pasos bien definidos que son: comienzo, alisado y levantado.

El comienzo: Para las piezas pequeñas y medianas, se le va dando una forma cónica al pedazo de arcilla sobre la palma de la mano, mediante un proceso de rotación constante. Luego se le voltea, dándole una forma redondeada perfecta. Se continúa con el puño cerrado y de forma relajada a ahuecar la masa, empezando por los bordes y yendo hacia el centro. 

Para piezas grandes, con el bolo de arcilla en la manta en el piso se le va dando golpes con las palmas de las manos. Seguido de esto, se le voltea y se le coloca sobre las piernas del alfarero que está sentado en el suelo con las piernas estiradas. Colocada la pieza de costado o canto, se va golpeando con la mano abierta por el lado de afuera y con la otra mano dentro de la pieza se amortiguan los golpes. Girando continuamente la pieza de arcilla para lograr paredes del mismo grosor.

Terminado el comienzo se le deja hasta el día siguiente para que se oree.

El alisado: En esta parte del proceso se trabaja la base de la vasija a partir del comienzo, adelgazando y dándole forma.

Para piezas pequeñas y medianas, el alfarero trabaja sentado en el piso con la pierna derecha estirada y la otra pierna flexionada con la planta del pie a la altura del talón derecho. Se coloca el comienzo en el arco del pie derecho, sosteniéndolo suavemente con el talón izquierdo y va dándole forma al ceramio con la ayuda de la paleta (por la parte externa) y piedra (por la parte interna). 

Para piezas grandes, es el mismo proceso, excepto que el alfarero coloca el comienzo entre sus piernas.

Mediante golpes rítmicos y rotativos, se va logrando una vasija con paredes del mismo grosor y dejando una parte gruesa en los bordes para el siguiente proceso. Se utiliza la paleta de adelgazar al inicio para darle forma a la parte de la base y luego para nivelar las asperezas se utiliza la paleta de alisar. Terminado este proceso, se deja orear la base a la sombra.

El levantado. Con el alisado debidamente oreado en la base, el alfarero hace un pequeño hoyo en la tierra donde coloca una manta. Sobre ella va la vasija y el alfarero se pone de rodillas quedando esta pieza en el centro de su cuerpo y un poca inclinada a la izquierda. 

Se empieza nivelando el borde con la paleta de adelgazar y con la piedra por dentro que amortigua los golpes. Es en esta etapa que se cierra la pieza y es aquí que su grado de inclinación con respecto al alfarero permitirá crear formas más abiertas o cerradas.

Gollete o cuello. Para cerrar la pieza, se agrega al borde un rollo de arcilla cerrando así el ceramio o dejándole una boca para una vasija.

Gerásimo Sosa Alache y Santodio Paz Juarez en Filandia

BRUÑIDO O PULIDO

Una vez hecha la forma de la cerámica, se pinta con englobes hechos con arcillas y pigmentos. Luego viene una de las etapas más importantes del proceso: el bruñido o pulido con piedras de río de diversas formas y tamaños, realizándose por lo menos dos veces a mano y con mucha destreza. Logrando de esta manera una superficie satinada y homogénea.

TECNICA DEL NEGATIVO O BARBOTINADO

Se emplea arcilla liquida para cubrir con minerales y hierbas aquellas áreas o diseños que se desean mantener intactas en color y se deja al descubierto aquellas que se desean oscurecer. La pieza así decorada entra al horno de ahumado, en donde se han acondicionado hojas de mango.

QUEMA EN LOS HORNOS ARTESANALES

Cuando la cerámica está seca, va al horno de leña y se quema a una temperatura de entre 700 y 900° C aprox. Estos hornos son construidos por los propios ceramistas en forma artesanal, y utilizan la leña del algarrobo, sauce o zapote para hornear los ceramios.

Durante esta quema de reducción, la hoja de mango empleada como combustible generará un humo que oscurecerá la cerámica, y también producirá una resina que al adherirse a la cerámica le dará el brillo característico del estilo Chulucanas. Esta quema de reducción se hace 2- 3 veces dependiendo del tono oscuro que se desee obtener, lográndose una amplia gama de tonos marrones hasta llegar al negro sólido.

ACABADO

Se retiran las piezas del horno de ahumado, se limpian sacándoles la barbotina para luego darles el acabado final con ceras y betunes, logrando un satinado impecable.

GERASIMO SOSA ALACHE Y SANTODIO PAZ JUAREZ, MAESTROS CERAMISTAS DE CHULUCANAS

Con exhibiciones tanto en Peru como en el extranjero, ambos maestros ceramistas Gerásimo Sosa Alache y Santodio Paz Juarez han presentado sus piezas de cerámica en países como Finlandia y Holanda. Las piezas que se pueden apreciar en este artículo son parte de la colección del maestro Santodio Paz Juárez y un agradecimiento especial al maestro Gerásimo Sosa Alache por permitirme tener acceso a su libro por publicar “Barro y Ancestro”.

lacasadefreja_maestros chulucanas santodio paz y gerasimo sosa

SANTODIO PAZ JUAREZ, MASTER CERAMIST OF CHULUCANAS
Finnish article about Chulucanas pottery

 

Bibliografía:

LITTO, GERTRUDE, 1979 – South American Folk pottery.

MINISTERIO DE COMERCIO EXTERIOR Y TURISMO, 2015 – Cerámica de Chulucanas, MINCETUR.

MUNICIPALIDAD PROVINCIAL DE MORROPÓN – Chulucanas

SOSA ALACHE, GERASIMO, Barro y Ancestro (aún no publicado)

SOSA, ALACHE, GERASIMO, 1984 – El barro nos unió: Arte y tecnología de la cerámica de Chulucanas, Piura; Piura: CIPCA.

TOMOEDA, HIROYASU; FUJII, TATSIHIK; MILLONES, LUIS, 2004 – Entre Dios y el Diablo: Magia y poder en la costa norte del Perú, Institut français d’études andines.

Join La Casa de Freja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *